Batzar Nagusiak - Juntas Generales - Bizkaia

  • Facebook
  • Instagram

Acceso miembros

Noticias

Fecha07/06/2016

Bilbao

Las medidas de seguridad de la TMB son "únicas" en Europa

Compartir

  • Compartir en Facebook.
  • Compartir en Twitter.
La diputada foral de Sostenibilidad y Medio Natutal de Bizkaia ha asegurado hoy en una comparecencia en Juntas Generales, solicitada por los grupos Mixto y Popular Vizcaíno, que las medidas de seguridad en la planta de Tratamiento Mecánico Biológico (TMB) son “únicas” en Europa. Elena Unzueta ha defendido los protocolos de seguridad establecidos en la planta del monte Arraiz dedicada al reciclaje de los residuos urbanos que “funcionaron”, tanto cuando se detectó restos de animales que provocaron un brote de fiebre Q como cuando en abril de 2015 llegó a la planta de Arraiz una “pieza metálica” con emisión baja de radiactividad. Son los “dos únicos incidentes” detectados en la TMB desde que se puso en marcha la planta.

En el caso de la pieza radiactiva y esgrimiendo la información facilitada por la UTE TMB Arraiz, conformada por las empresas Valoriza y Pabisa, la responsable foral ha indicado que la misma fue debidamente depositada en un “bidón metálico” y aislada de los trabajadores “en una caseta” de la planta, hasta su traslado a la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos S.A. (ENRESA) previa solicitud a la Subdirección General de Energía Nuclear, que confirmó posteriormente que el protocolo de gestión practicado en la instalación vizcaína frente a este residuo había sido el “adecuado” y “conforme a la normativa vigente”.

A preguntas de la oposición sobre si se ha logrado identificar a los responsables de este vertido, Unzueta ha trasladado a los grupos junteros la “imposibilidad” del organismo competente en el Estado en materia de seguridad nuclear y protección radiológica, de dar con los responsables de este último vertido del que la opinión pública tuvo conocimiento hace menos de un mes a través de los medios de comunicación.

La responsable foral ha señalado que a día de hoy no existe en Europa una planta de este tipo “con tantas medidas de seguridad” como la TMB. Unzueta ha afirmado también que los protocolos de seguridad fueron “revisados” tras el caso de fiebre Q en base a las recomendaciones que hizo Osalan y que ambos “sucesos” han servido para “mejorar” el funcionamiento de la planta.

Unzueta ha lanzado un mensaje de “concienciación” para que la ciudadanía deposite los residuos en base a lo legalmente establecido. Según la información facilitada por la UTE, los restos de animales llegados a la planta suponen "un 0,0012%" de los residuos tratados en 2015 y los residuos hospitalarios constituyen “una fracción muy pequeña y poco relevante” sobre el total tratado.

En relación a si los trabajadores están formados y equipados convenientemente para los riesgos que puedan provocar este tipo de materiales, la diputada de Sostenibilidad y Medio Natural ha enumerado los elementos recogidos en el Plan de Prevención de TMB que conforman los equipos de protección individual (EPIs) que obligatoriamente deben utilizar: "casco, gafas, mascarillas, guantes anticorte, ropa de trabajo interna, equipo de protección externa y botas antiperforación".

Asimismo, con la información aportada por la empresa gestora de TMB sobre este mismo Plan de Prevención, elaborado siguiendo las recomendaciones de Osalan, la legislación y las Notas Técnicas de Seguridad que se aplican al tipo de trabajo que se realiza en TMB, ha indicado que el proceso de entrada y salida de planta se realiza con un sistema de esclusas que aíslan las zonas entre sí y con duchas de desinfección obligadas.


MINIMIZAR RIESGOS

Tras admitir que ambos casos suponen hechos “aislados” de “gente irresponsable”, los grupos de la oposición han pedido que se establezca una línea de trabajo para ver cómo se pueden “minimizar los riesgos” en la planta. “Existen formas para detectar la entrada en la planta de este tipo de residuos”, ha señalado Arturo Aldecoa, del grupo Mixto.

“Nos debe importar la salud de los trabajadores”, ha pedido Eduardo Andrés, del PP, que ha servido de altavoz para airear las “quejas y reclamaciones” de los trabajadores de la planta que se encuentran actualmente en huelga. Ha denunciado que en las cabinas de reciclado sólo haya “dos” trabajadores cuando hay capacidad para “ocho”, o que la instalación no disponga “de aire acondicionado o de medios de saneamiento del aire”. Asimismo, el juntero popular ha explicado que los trabajadores se quejan también de la recepción de “restos animales”, así como “de la falta de plantilla”, del “elevado” número de bajas laborales y de la “falta de cursos de formación”.

Unzueta no ha querido entrar en cuestiones laborales porque es algo que “compete a empresas y trabajadores”, coincidiendo con la opinión expresada por los grupos junteros Socialistas Vascos y Nacionalistas Vascos. En referencia a la paralización de la planta por los paros, EH Bildu ha señalado que la Diputación “como propietaria de la planta” debe tener en cuenta también estas cuestiones. Su juntero Mikel Kormenzana ha abogado por que la Institución foral abandone el modelo de gestión basado en la subcontratación externa.

Por su parte, el PSE-EE, en boca de su juntero Ignacio Jerónimo, ha dicho que el protocolo de seguridad es “muy completo”, y si no se cumple “existen otros foros como Osalan o la Inspección de Trabajo para hacerlos cumplir”.

Desde las filas jeltzales se ha recordado que la planta TMB forma parte de un plan de gestión de residuos con un “amplio consenso” en la Cámara vizcaína. Su apoderada María Presa ha explicado que los casos tratados hoy en el Parlamento vizcaíno son “desafortunados e imprevisibles”, y “sus únicos responsables” son quienes depositaron esos residuos en el lugar que no correspondía, cuando existen unos protocolos específicos para el vertido de desechos de animales o de material hospitalario. Presa ha lamentado que el suceso sobre la pieza radiactiva salga a la luz un año después de producirse los hechos, precisamente en el momento de iniciarse la huelga en la TMB.


CONVENIO POR EL TXAKOLI

En la misma comisión de Sostenibilidad y Medio Natural, Unzueta ha defendido el convenio firmado con el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Bizkaiko Txakolina en mayo pasado, que contempla una subvención “de 52.000 euros” destinada a sufragar parte de los gastos derivados de la actividad de esta entidad.

El representante del grupo Mixto, Arturo Aldecoa, ha criticado que parte de esa ayuda vaya destinada a la promoción de “empresas privadas”, algo que ha negado repetidamente la diputada. Este convenio tiene entre sus objetivos “promover un plan de calidad, el intercambio de información para promover un sector vitivinícola profesional y competitivo, y el fomento de la innovación y el desarrollo tecnológico en este sector.”

Con la subvención otorgada, la Institución foral participa en el pago “de hasta el 80%” de los gastos ligados a actividades de presentación y promoción de esta Denominación y de las bodegas inscritas en ellas –un total de 45-, incluidas las jornadas técnicas, inserciones publicitarias y otras actividades de promoción. “Todas” las acciones subvencionadas van al “conjunto de la Denominación de Origen”. “En ningún caso”, el dinero, que “está sujeto a auditorías internas y externas y a un comité de evaluación”, va dirigido a cuestiones que no tengan que ver con la promoción de esta Denominación.


PROPOSICIONES RECHAZADAS

Por otro lado, la comisión ha rechazado por ser “discriminatoria” una proposición no de norma del grupo Mixto que planteaba la realización de un homenaje al botánico vizcaíno Emilio Guinea en el 110 aniversario de su nacimiento. “Muchos otros vizcaínos y vizcaínas se merecen también homenajes”, ha afirmado Zigor Isuskiza, de EH Bildu.

Arturo Aldecoa se ha quedado solo también en la defensa de una propuesta para que la Diputación apoyara la realización de un estudio para conocer la situación y la evolución de las poblaciones de aves comunes presentes en los entornos urbanos de Bizkaia que, según este juntero “están desapareciendo”. Los grupos que sustentan al Gobierno foral -PNV y PSE-EE- han justificado su rechazo por la existencia de un informe de Ihobe en este sentido que cuenta con el aval del Consejo Superior de Investigaciones Científicas.