Batzar Nagusiak - Juntas Generales - Bizkaia

  • Facebook
  • Instagram

Acceso miembros

Noticias

Fecha15/01/2015

Árbol de Gernika

Un nuevo roble simbolizará en primavera la estirpe del histórico Árbol de Gernika

Compartir

  • Compartir en Facebook.
  • Compartir en Twitter.
Bilbao, a 15 de enero de 2015

Lamentablemente, las medidas de choque puestas en marcha desde las Juntas Generales en los últimos meses para mejorar la salud del Árbol de Gernika , no han sido suficientes para salvar la vida del joven roble. El último muestreo realizado por los expertos ha determinado que el ejemplar está “completamente seco”. El Árbol no ha podido absorber agua y nutrientes por la falta de energía y de reservas. La grave degeneración de su sistema radical y la llegada del invierno, ha provocado que no se encuentren ya evidencias de vida en su tejido vegetal.

Después de agradecer el trabajo de los técnicos de Basalan y del Departamento de Biología Vegetal y Ecología de la Universidad del País Vasco, la presidenta de Juntas Generales, Ana Madariaga, ha sentido que las medidas aplicadas “no hayan dado resultados satisfactorios” y ha anunciado que un nuevo retoño de la misma estirpe del Árbol de Gernika “estará listo para la próxima primavera” para su plantación en la Casa de Juntas. En las próximas semanas, los operarios realizarán las primeras labores para preparar el terreno y, así, ver como en unos meses un nuevo ejemplar “sigue simbolizando las libertades vascas”, ha dicho.

La delicada situación del Roble de Gernika llevó a las Juntas Generales de Bizkaia a tomar en agosto del año pasado una batería de medidas urgentes para estabilizar y mejorar el estado de este ejemplar de 28 años de edad presente en la Casa de Juntas de Gernika. Expertos del Departamento de Biología Vegetal y Ecología de la UPV/EHU y de la empresa de servicios forestales Basalan, que han llevado el control y seguimiento del árbol, ya advirtieron en septiembre, en otra comparecencia pública, que el ejemplar estaba bastante debilitado.

La situación del Árbol de Gernika era crítica debido al deteriorado estado en el que se encontraba su sistema radical. Durante años, sus raíces han intentado desarrollarse en un suelo desestructurado, sin capacidad de drenar y totalmente saturado de agua, lo que ha sometido al árbol a un crecimiento en condiciones de anoxia que ha alterado gravemente la fisiología de la raíz. Estas condiciones, unidas a que el ejemplar se sitúa en una zona sombría y a la fuerte pluviosidad de 2013, ha causado una degeneración progresiva del sistema radical y ha acabado por afectar también gravemente a la fisiología y el crecimiento de la parte aérea.

En la última revisión se comprobó al detalle todas las ramificaciones del ejemplar , tanto de su parte aérea, desde la parte inferior hasta la copa, como sus raíces. Los técnicos encontraron evidencias de la completa desecación del árbol, como el color marrón del interior de ramas y tronco o la pérdida de flexibilidad de ramas y raíces. Además, el agujero de inserción realizado para la inyección vía xilema de diversos productos fertilizantes, no presentaba ningún signo de cicatrización. Los técnicos comprobaron que tampoco había generación de nuevas raíces y las muestras de laboratorio no encontraron evidencias de vida en el tejido vegetal.