Batzar Nagusiak - Juntas Generales - Bizkaia

  • Facebook
  • Instagram

Acceso miembros

Noticias

Fecha10/10/2014

Comisión

Juntas Generales pide que se "congelen" en Bizkaia las tarifas del transporte público y de los peajes para el próximo año

Compartir

  • Compartir en Facebook.
  • Compartir en Twitter.
Bilbao, a 10 de octubre de 2014

Las Juntas Generales de Bizkaia han acordado hoy instar a la Diputación a que impulse la congelación de los precios en los transportes públicos y carreteras de su competencia de cara a 2015. Una proposición no de norma impulsada por el PP en este sentido, en la comisión de Obras Públicas y Transporte, ha sido refrendada con el apoyo de los grupos junteros de EH Bildu, PSE-EE y PP, y el rechazo de PNV.

Tras las subidas de precios experimentada en los últimos tres años, Jesús Isasi (PP) ha defendido la conveniencia de que la Diputación podría “colaborar al bienestar ciudadano” con esta medida, ya que la situación de “crisis económica continúa provocando situaciones difíciles de soportar al bolsillo del ciudadano”. Además, viendo la evolución negativa de la tasa interanunal del Indice de Precios al Consumo (IPC), Isasi considera que la congelación de tarifas está justificada.

En concreto, la iniciativa aprobada insta a la Diputación a “trasladar al Consorcio de Transportes de Bizkaia la congelación de tarifas para el próximo año”, en lo que concierne a Metro Bilbao, y a “congelar las tarifas de los peajes” dependientes de la red foral de carreteras. En lo que se refiere a las carreteras, Isasi cree que la propuesta encaja con la propia normativa foral, que dice que los precios se modificarán de un año a otro en función de la “variación” del IPC. En función de este dato, “podíamos haber pedido una rebaja”, ha ironizado.

PSE-EE y EH Bildu han apoyado la propuesta pero con algún matiz crítico en el caso de la coalición abertzale. Su portavoz en la comisión, Aitor Torre, ha reprochado al PP la circunstancia de que no apoyase años atrás iniciativas de su grupo en el mismo sentido, cuando solicitaron por ejemplo la congelación de precios en Metro Bilbao, así como que mezcle los peajes de las carreteras con el coste actual de viajar en transporte público. La propuesta “huele a populismo”. “Pese a ello, la apoyaremos”, le ha dicho.

La negativa del PNV a apoyar la proposición no de norma no se debe tanto al hecho de estar en desacuerdo con congelar las tarifas, sino al momento elegido para abrir este debate. Cree que el mismo debería incluirse en el próximo debate presupuestario, ya que es una medida que puede alterar las actuaciones de gobierno. “La posición de nuestro grupo no es contraria a la congelación”, ha aclarado el jeltzale Oscar Arana.


RECHAZO A LOS TELEINDICADORES INFORMATIVOS DEL METRO “A PIE DE CALLE”

En la misma comisión de Obras Públicas y Transporte se debatía otra iniciativa parlamentaria del PP, para pedir a Metro Bilbao que se instalasen “letreros de comunicación de tiempo a pie de calle”, además de que se implantara un procedimiento para informar a los usuarios del suburbano “de los tiempos aproximados de demora”, cuando se producen averías que afectan al servicio. En este caso, la iniciativa ha sido rechazada por 4 votos favorables (PP y PSE-EE), 6 votos en contra (PNV) y 3 abstenciones (EH Bildu).

Todos los grupos junteros han coincidido en señalar que el cliente tiene derecho a que se le informe de las demoras, aunque EH Bildu y PNV han mostrado sus dudas con que los teleindicadores “a pie de calle” sean la mejor opción. Bildu ha pedido que se haga primero un estudio previo para ver los costes que acarrearía aplicar esta medida en los accesos del suburbano. Javier Setién, del PNV, apoyándose en datos de los propios técnicos del Metro, ha cifrado esta inversión en “1,5 millones de euros, más un añadido del 5% anual en mantenimiento”. La solución es “tremendamente costosa”, además de “obsoleta”. En este sentido, se ha referido a la existencia de otras soluciones en el campo de las aplicaciones para móviles en las que Metro Bilbao “está trabajando para su implementación”.

En cualquier caso, los grupos junteros de la oposición han lamentado que Metro Bilbao no cuente con un “protocolo eficaz” de comunicación que se active durante averías que provoquen retrasos en el servicio. A juicio de Joaquín Colmenero, del PSE-EE, “lo lógico es que se informe para que el usuario pueda tomar las decisiones oportunas” antes de pasar la línea de validación. El juntero socialista se ha quejado de que “aún” el metro no haya presentado a los grupos de la Cámara vizcaína un "estudio" sobre la colocación de teleindicadores "de calle", como se le pidió en otra proposición no de norma aprobada en comisión el 27 de enero de 2012.

De todas formas, para Setién, el aviso de retrasos en el metro es algo que ya se hace a través de las pantallas colocadas en la línea de cancelación que informan, antes de validar el billete, de las incidencias existentes, algo poco frecuente el presente año. El jeltzale ha defendido la fiabilidad y la puntualidad del metro durante este año. Según datos del suburbano, el metro ha funcionado “siempre bien” el 98,89% de los servicios ofertados y la puntualidad de los trenes, desde el 1 de enero, se ha situado en el “98,05%”. “Lo importante es que la eficacia sea del 100%”, le ha respondido Isasi.


COMPARECENCIA DE GARAMENDI

A petición de EH Bildu, la diputada de Obras Públicas y Transportes, Itziar Garamendi, acudía al parlamento vizcaíno para ofrecer explicaciones sobre la generación de una “desmesurada” bolsa de horas extras en Metro Bilbao –según la coalición abertzale- durante el mes de agosto, y sobre la distribución de las tarjetas Barik repartidas al personal voluntario en el pasado mundial de baloncesto celebrado en el BEC de Barakaldo.

En cuanto al primer asunto, Garamendi ha informado de que las horas extraordinarias “especiales, voluntarias y cobrables” de los meses de agosto y septiembre (Aste Nagusia, Mundial de baloncesto y partidos europeos del Athletic), fueron “277”, lejos de las “1.000” horas que denunciaba el sindicato LAB. Estas horas fueron planificadas “con respeto escrupuloso a la normativa reguladora del Convenio Colectivo de la empresa”. Cuando se informó de alguno de estos servicios no previsto a la parte social “el 6 de agosto”, “nadie –ningún representante sindical- dijo que era desmesurado”.

La responsable foral ha querido certificar con datos que, en Metro Bilbao, no se da un abuso de horas extraordinarias. El cómputo de las mismas para el colectivo de conducción ofrece una media de "4,56 horas extra" por persona al año, que bajan a "3,53 horas" en el colectivo que trabaja en estaciones. Garamendi ha recordado que la legislación laboral vigente establece “un límite máximo de 80 horas extraordinarias”. En cualquier caso, ha defendido que se utilice esta herramienta en momentos puntuales ya que "por motivos de seguridad" no es posible apoyarse en bolsas de trabajo para conducir trenes, que "implica el manejo de una máquina compleja que requiere, además de un uso habitual, formación, capacitación y reciclaje".

Por otro lado, Garamendi ha informado de que, previa petición de la sociedad municipal Bilbao Ekintza, el CTB emitió “353 tarjetas” de transporte para repartir entre los voluntarios en el pasado Mundial de Baloncesto celebrado en el BEC. La diputada ha anunciado que estas tarjetas (desarrolladas con el sistema de la Bilbao-Bizkaia Card) y las validaciones realizadas, serán facturadas "a lo largo de este mismo mes" a la entidad dependiente del ayuntamiento de Bilbao, como estaba previsto.

Garamendi ha aclarado que la tarjeta no ha supuesto “desarrollos específicos” como le recriminaba Aitor Torre de EH Bildu en lo que –para él- podía haber sido un “ensayo de billete único”. “Ni se ha tratado de una tarjeta gratuita, ni se ha cobrado una tarifa única, ni se ha podido utilizar en todos los medios de transporte de Bizkaia”, le ha aclarado Garamendi.

Entendido