Batzar Nagusiak - Juntas Generales - Bizkaia

  • Facebook
  • Instagram

Acceso miembros

Noticias

Fecha13/01/2021

Bilbao

LA DIPUTACIÓN DEFIENDE LAS BATIDAS DE JABALÍES EN PLENA PANDEMIA COMO MEDIDA PARA CONTROLAR SU EXPANSIÓN

Compartir

  • Compartir en Facebook.
  • Compartir en Twitter.
  • La diputada foral de Sostenibilidad y Medio Natural, Elena Unzueta, comparece en las Juntas Generales de Bizkaia y señala que la caza sostenida de esta especie permite evitar daños en las explotaciones agrarias, aumenta la seguridad vial y previene de la extensión de enfermedades.

  • Elkarrekin Bizkaia niega por su parte que estos motivos sean causa de “fuerza mayor” para “saltarse” las medidas del LABI.

  • La comisión de Sostenibilidad y Medio Natural de la Cámara vizcaína rechaza que los perros puedan ir sueltos en las áreas de esparcimiento forales.

(Bilbao, a 13 de enero de 2021). La diputada foral de Sostenibilidad y Medio Natural, Elena Unzueta, ha defendido hoy en las Juntas Generales de Bizkaia la aprobación de la Orden Foral 3850/2020, de 30 de octubre, por la que se establecían medidas extraordinarias para la realización de batidas de jabalí como consecuencia de la declaración del estado de alarma, batidas que comenzaron ese mismo fin de semana.

La Diputación argumentó que existía una “causa de fuerza mayor” para permitir “saltarse”, según Elkarrekin Bizkaia, una normativa “superior” del Lehendakari que había limitado los movimientos de la ciudadanía por la pandemia. Este grupo ha preguntado hoy en las Juntas Generales de Bizkaia a la diputada de Sostenibilidad y Medio Natural, por las razones que motivaron a la Diputación a aprobar dicha orden.

La responsable foral ha defendido que la normativa del LABI permitía la batida del jabalí por “fuerza de causa mayor”, justificada, según Unzueta, en “la necesidad de controlar el exceso poblacional de esta especie en el territorio, los daños ocasionados en las explotaciones agrarias, el riesgo en la seguridad vial y el riesgo de peste porcina u otras zoonosis.”

Bizkaia se ha librado de que haya “809 jabalíes más” por el territorio desde la declaración del estado de alarma si no se llega a tomar esta decisión que ha sido “consensuada” con el Gobierno vasco, una medida que pretendía “mantener” los periodos de caza habituales sin apostar por nuevas batidas. En 2020 las batidas han permitido extraer “1.440” jabalíes, “85” de media cada fin de semana. La autorización se otorgó con el criterio de que las cuadrillas cumplieran “todas” las medidas preventivas sanitarias, es decir, “6 cazadores como máximo, distancia de seguridad de 1,5 metros, mascarilla, acreditación foral, señalización del lugar y comunicación al departamento de Seguridad del Gobierno vasco.”

El juntero del grupo morado Xabier Benito ha lamentado que se hayan dado permiso a todas las cuadrillas de Bizkaia (32) estableciéndose un marco jurídico foral “contrario a la ley”. Se ha ofrecido “barra libre” a los cazadores a través de una orden foral que se publicó “a escondidas” para evitar un posible recurso contencioso administrativo. “Una nueva chapuza en la gestión del departamento”, ha lamentado.

Sin embargo, los grupos junteros Nacionalistas Vascos, Socialistas Vascos y Mixto-PP han compartido la decisión tomada por la Diputación, que forma parte de una “estrategia de control poblacional” de una especie que “es un problema extendido por toda Bizkaia”, según Unzueta.

Asimismo, en la comisión, la diputada ha respondido a una pregunta oral de Elkarrekin Bizkaia sobre el vertido detectado en el río Gobela a su paso por Getxo el 20 de noviembre, que produjo “numerosos ejemplares muertos” del pez espinoso, especie protegida y en peligro. Unzueta ha aclarado que su departamento propuso el 4 de diciembre la incoación de un expediente sancionador por dicho motivo, trasladando a la Fiscalía la “vulnerabilidad” de este pez.

NO A PERROS SUELTOS EN LAS ÁREAS FORALES DE ESPARCIMIENTO

Por último, la comisión de Sostenibilidad y Medio Natural ha rechazado que la Diputación tenga que realizar un estudio para establecer un sistema que permita la “coexistencia” de las personas y de los perros en libertad en las 72 áreas de esparcimiento que gestiona la Diputación en Bizkaia. La iniciativa planteada por el grupo Mixto-PP ha sido rechazada por 9 votos en contra (Nacionalistas vascos y Socialistas Vascos), 3 a favor (Elkarrekin Bizkaia y el proponente) y 3 abstenciones (EH Bildu).

El popular Eduardo Andrade ha defendido la adaptación del Decreto Foral de la Diputación Foral 174/2017, de 26 de diciembre por el que se regula el uso de las áreas de esparcimiento forales, en donde en su artículo 7 se “prohíbe transitar o permanecer con perros u otros animales de compañía sin sujeción.” Ha defendido la delimitación física de espacios, una nueva señalización en estas áreas para facilitar la convivencia o el uso de parques de uso mixto donde los canes puedan correr en libertad. Ha criticado que la norma “incluso” establece sanciones de “entre 600 y 6.000 euros” a aquellos dueños que incumplan esta norma, aunque “no constan sanciones” por este motivo, ha admitido.

El grupo proponente ha recibido el apoyo de Elkarrekin Bizkaia después de que los populares hayan aceptado las dos enmiendas moradas presentadas, en las que se solicitaba un mapeo de las zonas con un reparto equilibrado por el territorio y la necesidad de consultar a las entidades locales.

La iniciativa de ambos grupos ha decaído por el rechazo de los representantes de los dos grupos que sustentan al Gobierno foral que suman mayoría en la Cámara vizcaína. El socialista Jesús María Ortiz ha advertido que la competencia está en manos de los ayuntamientos, que han dispuesto ya zonas especiales en sus parques para que los animales vayan sueltos.

Por su parte, la jeltzale Celia Gómez ha defendido que por encima del interés “particular” de un colectivo está la necesidad de “defender el interés general” y “priorizar la seguridad de las personas” que utilizan estos espacios. “Hay razas de perros que podrían provocar ataques a personas, especialmente a menores, de consecuencias graves”, ha dicho. El decreto foral en vigor establece un principio de “precaución y prudencia” y el uso de estos espacios que suelen ser “áreas extensas, a veces sin acceso rodado, lo que puede provocar retrasos en los servicios de emergencia si hay un incidente.” Ha abogado por encajar estos espacios en las zonas urbanas.

Iratxe Arriola, de EH Bildu, ha coincidido en que estas áreas son “mucho más fáciles” de gestionar en los municipios. “En las zonas rurales los perros sueltos generan muchos problemas. Generan ataques al ganado”, ha dicho. Por esto, ha pedido una planteamiento “con más profundidad”.

Galería de imágenes

Entendido