Batzar Nagusiak - Juntas Generales - Bizkaia

  • Facebook
  • Instagram

Acceso miembros

Noticias

Fecha18/11/2020

Gernika

EL PLENO DE LAS JUNTAS GENERALES RECHAZA LA IMPLANTACIÓN DE LA "TASA EXTRAORDINARIA COVID-19" PLANTEADA POR EH BILDU PARA INCREMENTAR LOS INGRESOS

Compartir

  • Compartir en Facebook.
  • Compartir en Twitter.
  • La proposición de Norma Foral planteaba tipos nuevos “temporales y progresivos” más altos para las personas y empresas con mayor poder adquisitivo en cuatro impuestos: IRPF, Sociedades, Patrimonio, y Sucesiones y Donaciones.

  • La toma en consideración de esta iniciativa es desestimada por 33 votos en contra (Nacionalistas vascos y Socialistas vascos), 10 a favor (EH Bildu) y 8 abstenciones (Elkarrekin Bizkaia y Grupo Mixto-PP).

(Gernika, a 18 de noviembre de 2020). La Casa de Juntas de Gernika ha acogido hoy un pleno ordinario en el que se ha rechazado la posibilidad de implantar en Bizkaia una “Tasa Extraordinaria COVID-19” que planteaba el grupo juntero EH Bildu, mediante el establecimiento de recargos “temporales y progresivos” en cuatro impuestos (IRPF, Sociedades, Patrimonio, y Sucesiones y Donaciones), y dirigida a personas y empresas “con mayor capacidad económica”. La propuesta termina aquí su recorrido parlamentario, ya que el pleno ha desestimado la misma por 33 votos en contra (Nacionalistas Vascos y Socialistas Vascos), 10 votos a favor (EH Bildu) y 8 abstenciones (Elkarrekin Bizkaia y grupo Mixto-PP).

La juntera de EH Bildu Arantza Urkaregi se ha encargado de defender esta tasa dirigida a incrementar los impuestos “a las personas o empresas con más recursos”, o sea, “a entre un 5 y un 7%” de los contribuyentes de la hacienda vizcaína. Según la coalición abertzale, este ingreso “extraordinario” pretende “hacer frente a las necesidades sociales y al fortalecimiento de los servicios públicos” por la crisis sanitaria, ya que “no basta solo con endeudarse”, sino que se necesitan “nuevas medidas” para incrementar los ingresos públicos “porque las deudas va a ver que pagarlas”. Esta tasa temporal para los cuatro próximos ejercicios (2021-2024) está justificada porque “en cada crisis, las personas más pobres salen más pobres, y las más ricas, salen más ricas”.

La primera en discutir la tasa planteada por EH Bildu ha sido la portavoz del grupo Mixto-PP, Amaya Fernández, quien no cree que sea la medida “más adecuada” para salir de la crisis. Subir los impuestos en estas circunstancias es una “receta del pasado”. Por eso, su grupo ha planteado, a través de la defensa de una moción propia, “todo lo contrario”, es decir, instar a la Diputación a “asumir el compromiso de bajar los impuestos sobre las personas, autónomos y empresas de Bizkaia” e “impulsar con carácter urgente nuevas medidas tributarias” que favorezcan su liquidez. Fernández está “convencida” de que el Gobierno foral “va a subir impuestos” y se va a “mimetizar” con “algunas” decisiones del Gobierno España. Su propuesta no ha concitado tampoco ningún apoyo parlamentario por parte del resto de grupos de la Cámara.

En el debate sobre la “Tasa Extraordinaria Covid-19”, la portavoz de Elkarrekin Bizkaia, Eneritz de Madariaga, ha coincidido con EH Bildu en que “los que más tienen, también se impliquen” en la recuperación, aunque no ha querido apoyar con su voto favorable la toma en consideración de la Norma foral. De Madariaga ha dicho que “no toca ahora”, ya que su grupo se decanta por un “cambio estructural” de la fiscalidad en Bizkaia que debe basarse en una “reforma fiscal” que incluya, según ella, una “bajada de tipos y bonificaciones fiscales” para las rentas más bajas, la “eliminación” de los beneficios fiscales de las EPSV, o “recuperar” el Impuesto de Patrimonio, por ejemplo.

Por su parte, los grupos junteros que apoyan al Gobierno foral han querido dar carpetazo a estas modificaciones fiscales que esconden una “auténtica” reforma fiscal. El nuevo portavoz del grupo juntero Socialistas Vascos, Juan Otermin, ha explicado que el impacto económico real de las medidas propuestas por EH Bildu están basadas en datos fiscales de ejercicios pasados. Ha pedido que se haga una “revisión fiscal seria, estructurada y a su debido tiempo”, basada en una “armonización fiscal” entre territorios, con debate en las tres Juntas Generales y en el Parlamento vasco, ya que de aplicarse las medidas planteadas por la coalición abertzale, “nos podría poner en una situación de desventaja competitiva” y podría crear “más perjuicios que beneficios”. La intención de su grupo juntero es “impulsar una convergencia con Europa” en materia de fiscalidad “verde” y de economía “digital”.

En la misma línea la jeltzale Jane Eyre Urkieta ha planteado que, antes de realizar cualquier reforma fiscal, se debe realizar un “análisis más profundo” de las dos últimas reformas fiscales aprobadas en Bizkaia (2014 y 2018), incorporando en este análisis la situación que va a quedar tras la crisis sanitaria. De momento, su grupo se decanta por “medidas a corto plazo” que hagan frente a la crisis económica generada por el Covid-19, e ir “dando pasos” para transformar el sistema tributario y alinearlo a los Objetivos de Desarrollo Sostenible, como ya anunció la semana pasada la Diputación foral de Bizkaia, junto con María Mazzucatto, de la University College London.

DEBATIR “ENTRE TODOS” LOS PROYECTOS EUROPEOS

El pleno ha rechazado también varias mociones por separado de EH Bildu y Elkarrekin Bizkaia para “abrir el debate” de los proyectos vizcaínos que opten a captar financiación de los Fondos Europeos Next Generation. Ambos grupos han logrado el beneplácito del grupo Mixto-PP, pese a abstenerse, porque es necesario incorporar la implicación de “todos” los agentes que tengan algo que decir al respecto, empezando por los representantes de las Juntas Generales de Bizkaia.

Antes de rechazar ambas mociones, socialistas y jeltzales han explicado que los proyectos presentados por Bizkaia “no son todavía ni definitivos, ni los últimos”. “Aún no están validados”, ha mantenido el socialista Juan Otermin, que ha defendido la metodología elegida por el Gobierno central y las Comunidades Autónomas, “17 reuniones hasta ahora”, que está suponiendo una acción “coordinada y coherente” para captar esos 72.000 millones de euros en el periodo 2021-2023.

Por su parte, Mikel Bagan (PNV) ha asegurado que la Diputación “ha escuchado a la sociedad vizcaína” a la hora de plantear un conjunto de proyectos que forman parte de la “agenda política en este mandato” y que se enmarcan en “la transformación socio-sanitaria, en la transformación de la movilidad, en la transformación digital y en una transición ecológica.” Bagan ha citado que, entre estos proyectos, se encuentran “el modelo Etxetic, el centro intergeneracional de Getxo, las unidades comarcales, el Centro Internacional de Emprendimiento, los programas de capacitación digital, el Energy Intelligence Center, el “hub” de hidrógeno , bidegorris, metro, subfluvial, etc.”

Izaskun Duque (EH Bildu) ha lamentado que, con el rechazo de estas mociones, se está perdiendo “una oportunidad de oro” para abrir un ejercicio de reflexión “compartido”, porque la Variante Sur Metropolitana “no se puede considerar” un proyecto de transformación ecológica. Otermin, sin embargo, ha defendido la inclusión de esta serie de infraestructuras, ya que “en toda Europa estas obras están siendo financiadas por fondos europeos”, puesto que ayudan a “sacar miles de vehículos de las tramas urbanas” lo que tiene un impacto positivo en el medio ambiente.

BANDA ANCHA Y SEGURIDAD EN EL TRANSPORTE PÚBLICO

Por otro lado, el pleno ha rechazado también una moción de EH Bildu para incorporar, a la política foral de subvenciones forales para extender la fibra óptica por Bizkaia, una línea dirigida a los ayuntamientos para que ellos mismos desarrollen redes públicas, ya que con el actual modelo se aportarán “10 millones de euros para construir redes privadas”, ha advertido Arantza Urkaregi. Su iniciativa solo ha contado con el apoyo de Elkarrekin Bizkaia.

Por último, Elkarrekin Bizkaia ha pedido, a través de una proposición no de norma, que la Diputación implementara medidas de seguridad frente al COVID-19, en el transporte público de Bizkaia, entre las que su apoderada, Eva María Carbonero, ha citado el aumento de la frecuencia en Bizkaibus, la instalación de dosificadores de gel dentro de las unidades, ventanillas abiertas en los buses, viajar en silencio y no consumir comidas o bebidas, o una gran campaña de comunicación para fomentar el uso del transporte público. A través de una enmienda, EH Bildu ha pedido que se refuerce el servicio cuando el aforo de ocupación “sobrepase el 70%” y se obligue a los usuarios y usuarias a pagar con medios electrónicos como la Barik.

La propuesta del grupo morado ha sido rechazada por Nacionalistas Vascos y Socialistas Vascos. Ambas formaciones creen que el transporte público de Bizkaia es “seguro y fiable” y que diferentes estudios europeos refuerzan la idea de que “no es un foco de contagio”. El riesgo es “cero en viajes de menos de 60 minutos”, ha dicho el socialista Iñaki Jerónimo, basándose en alguno de estos estudios. El jeltzale Unai Lerma ha reforzado esta idea y ha defendido que muchas de las propuestas de Elkarrekin Bizkaia se han puesto ya en marcha por el departamento foral de Transportes y Movilidad Sostenible, como la aprobación de refuerzos en algunas líneas y franjas horarias, o medidas para reciclar el aire del interior de los buses mediante la revisión de los filtros del aire acondicionado, la desinfección de vehículos o la opción de mantener abiertas las ventanillas cuando la climatología lo permita.

NUEVA REPRESENTANTE DEL GRUPO NACIONALISTAS VASCOS

Al inicio del pleno, Ainhoa Pielo ha tomado asiento hoy en Gernika como juntera del grupo Nacionalistas Vascos en sustitución de Kontxi Claver.

Galería de imágenes

Entendido