Batzar Nagusiak - Juntas Generales - Bizkaia

  • Facebook
  • Instagram

Acceso miembros

Noticias

Fecha09/05/2014

Comisión

La limpieza y desinfección de la TMB durará dos meses y comenzará "de inmediato"

Compartir

  • Compartir en Facebook.
  • Compartir en Twitter.
Bilbao, a 8 de mayo de 2014

El diputado foral de Medio Ambiente, Iosu Madariaga, ha comparecido esta mañana en las Juntas Generales, a petición de todos los grupos junteros de la oposición (EH Bildu, PSE-EE y PP), para explicar el desarrollo del brote epidémico de “fiebre Q” que afectó a trabajadores de la planta de tratamiento mecánico biológico (TMB) y que obligó a paralizar la actividad hace hoy un mes. El responsable foral ha anunciado que ayer mismo, en una reunión de la comisión técnica que lleva el caso, compuesta por responsables de Osalan, Departamento de Salud del Gobierno Vasco y la sociedad foral Garbiker, se decidió adjudicar las labores de limpieza y desinfección de las instalaciones a la empresa TRAGSA. Estos trabajos comenzarán “de inmediato” y se prolongarán “previsiblemente durante un periodo de dos meses”.

Tras estas labores, y antes de proceder a la reapertura de la planta, se deberán realizar las analíticas correspondientes con el fin de comprobar la erradicación de la bacteria “Coxiella burnetti”, responsable del cierre provisional de la TMB. La Diputación “ha exigido” a la adjudicataria UTE Arraiz que descarte el planteamiento de un ERE entre los trabajadores por el cese de actividad y que aproveche este parón para poner en marcha un “plan de formación”.

Mientras esto sucede, Madariaga ha anunciado que se tomarán “mayores medidas preventivas y de control” en la planta para minimizar los riesgos. La Diputación establecerá nuevos controles de entrada y prohibirá la llegada a la TMB de residuos procedentes de las “zonas más rurales”. Se tratarán únicamente residuos sólidos urbanos de "grandes municipios". Asimismo, la institución foral incidirá en la sensibilización ciudadana para que haya una mayor responsabilidad en la gestión de los residuos.

La planta TMB quedó contaminada con fiebre Q, de origen animal y transmitida a las personas por el aire, al entrar en el sistema de residuos restos de animales no aptos para el consumo humano que fueron depositados en contenedores de basura doméstica. El diputado foral de Medio Ambiente ha afirmado que es "difícil" detectar cuál pudo ser el origen de la contaminación, al no poderse determinar la "trazabilidad" de los restos, aunque ha indicado que "hay sospechas".

Madariaga ha manifestado que todos somos víctimas del comportamiento de una “persona o personas” que no han actuado de forma correcta a la hora de depositar unos restos de animales que han sido el origen de la "fiebre Q". Las autoridades sanitarias confirmaron “ocho casos”, entre los 131 trabajadores de la planta. Ha sido una actitud "ilegal e incontrolada" que ha constituido "un atentado contra la salud pública que ha derivado en un problema de salud laboral", ha dicho Madariaga.

El diputado ha aprovechado la ocasión para recordar que el sacrificio domiciliario de bovinos, ovinos y caprinos es “ilegal”. La matanza debe efectuarse en mataderos oficiales y la eliminación de todos los subproductos de origen animal no destinados al consumo humano debe ser eliminado a través de empresas autorizadas.


IMPROVISACIÓN

La oposición ha acusado a la Diputación de “improvisación” y de “falta de previsión”, en gran medida por la inexistencia de un protocolo previo que evitase la llegada de restos de animales a la planta y el contagio posterior entre el personal. “Admitimos que todo no puede ser controlado, pero debe haber protocolos de seguridad”, ha manifestado Asier Vega, apoderado de EH Bildu.

A esta petición se ha unido el portavoz socialista Iñaki Egaña quien ha sostenido que la situación generada en Arraiz debe servir para crear estos protocolos, y que los mismos sean “actualizados y con personal formado”. Arturo Aldecoa, del PP, ha animado a la Diputación a seguir investigando para conocer el origen del material depositado en la TMB.

Por su parte, la juntera del PNV María Presa ha subrayado que los "únicos responsables" de este problema han sido las personas que han tirado restos de animales a los recipientes para la basura doméstica. Ha aprovechado el debate para lanzar una recomendación a la sociedad pidiendo que se cumpla la normativa en lo referente al depósito de la basura que se genera.