Batzar Nagusiak - Juntas Generales - Bizkaia

  • Facebook
  • Instagram

Acceso miembros

Noticias

Fecha28/03/2014

COMISION

La Diputación establece nuevas medidas de control ambiental en las obras del túnel de Autzagane para evitar vertidos

Compartir

  • Compartir en Facebook.
  • Compartir en Twitter.
En Bilbao, a 28 de marzo de 2014.

La diputada foral de Obras Públicas y Transportes, Itziar Garamendi, ha anunciado esta mañana en una comparecencia en las Juntas Generales, que la empresa encargada de ejecutar las obras de los túneles de Urdinbide en el alto de Autzagane, está tomando “nuevas medidas de control complementarias a la asistencia ambiental de la obra" a instancias de la Diputación, tras detectarse, entre noviembre y marzo, “tres vertidos de aguas turbias no contaminantes”. El actual sistema de tratamiento de aguas “no es capaz de decantar las partículas más pequeñas”, según la responsable foral, por lo que su departamento ha obligado a la UTE Autzagane a “reforzar” las medidas de protección del arroyo Urdinbide y del río Oka, hecho que ha supuesto como medida preventiva la interrupción de las labores de excavación en el túnel desde el pasado 14 de marzo.

Garamendi ha señalado que las obras del subterráneo de 670 metros de longitud, incluido en el tramo Amorebieta-Etxano-Muxika, volverán a iniciarse en cuanto se establezcan las nuevas medidas "correctoras" que cuentan con el consentimiento previo de la Agencia Vasca del Agua (URA). En concreto, se ha instalado ya una “unidad móvil” para el tratamiento de la turbidez de las aguas, y “hoy mismo” se acabará de ejecutar una “nueva” balsa compartimentada para tratar con un “reactivo” –un coagulante para rebajar la suciedad de las aguas- las partículas más pequeñas mediante un filtro que fue instalado “ayer”.

En su respuesta a EH Bildu que había pedido su comparecencia “urgente” en la creencia de que estos vertidos -el último de ellos detectado el 10 de marzo- hubieran podido producir “importantes daños” en el río Oka, Garamendi ha señalado que los sedimentos depositados en los cauces fluviales como consecuencia de los trabajos de excavación y de las lluvias, son “naturales y no generan contaminación química significativa”.

A su vez, la diputada ha relatado las medidas adoptadas por la UTE desde que comenzara la construcción del túnel por Muxika en julio de 2013. El “exhaustivo”seguimiento ambiental ha contado con inspecciones “diarias”, muestreos en diferentes puntos, mantenimiento “constante” de balsas y decantadores, control del estado de las barreras de retención de sedimentos y, “desde la próxima semana”, la incorporación de un técnico ambiental en la Dirección de Obra que se dedicará “en exclusiva” a la vigilancia de los vertidos autorizados y no contaminantes en los cauces cercanos durante la excavación de los túneles. Aún así, Garamendi ha señalado que la obra cuenta con dos autorizaciones de vertido, una de URA y otra de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico.


DESPRENDIMIENTOS EN LA CARRETERA BAKIO-BERMEO

La diputada comparecía a petición del PP para explicar las labores de reparación efectuadas en el punto kilométrico 32+980 de la BI-3101 que comunica los municipios de Bakio y Bermeo, tras el desprendimiento sucedido el 30 de enero, como consecuencia de las “intensas” lluvias. Los arreglos costaron a la Diputación "190.000 euros" y éstos consistieron básicamente en la “colocación de una malla de triple torsión y una barrera dinámica de contención de bloques” para evitar futuros deslizamientos de tierra.

En respuesta al PP, que pedía su comparecencia por no entender que se tenga que volver a arreglar una carretera que modificó su trazado en 2011 con un coste total de “10.625.707 euros”, Garamendi se ha defendido diciendo que estas obras “eran necesarias para prevenir los deslizamientos, tan frecuentes” que se daban “anteriormente”. Si no fuera por la nueva vía, “a esta hora, probablemente, el acceso Bakio-Bermeo continuaría cerrado”, ha advertido. Las medidas protectoras de la vía “han funcionado” y el último desprendiminto “se ha resuelto en un plazo similar” a otros originados en la red foral de carreteras.


ACCESOS AL HOSPITAL DE URDULIZ

Por otro lado, la comisión de Obras Públicas y Transporte ha rechazado una proposición no de norma del grupo EH Bildu que planteaba, entre otras cosas, que la Diputación y el Gobierno Vasco impulsasen “lo antes posible” los trabajos de soterramiento del metro, e incrementasen la frecuencia del suburbano y el servicio de Bizkaibus desde Mungialdea, de cara a facilitar las comunicaciones una vez que se ponga marcha el nuevo hospital comarcal de Osakidetza en Urduliz. En la misma iniciativa, rechazada por el resto de grupos de la cámara, la coalición abertzale solicitaba a Diputación, Osakidetza, Consorcio de Transportes de Bizkaia y los Ayuntamientos de Sopela y Urduliz, a reunirse para alcanzar “soluciones adecuadas” para los nuevos accesos viarios del hospital , entre lo que se proponía un cambio de planeamiento para que los viales pasaran a ser de titularidad foral.

Las principales desavenencias de los grupos junteros han llegado con los accesos viarios del nuevo hospital. PNV, PSE-EE y PP han rechazado la iniciativa de EH Bildu por incidir en algo que está “pactado y acordado” en su momento por las instituciones implicadas. El jeltzale Jon Larrea ha recordado a la coalición abertzale que lo que se plantea es modificar el planeamiento urbanístico de Sopela y Urduliz, municipios por los que cruzará la nueva carretera de acceso al centro hospitalario. Los plenos de ambas localidades "aprobaron" estos viales y Bildu “tendrá que respetar estos acuerdos”, ha advertido Jesus Isasi, del PP. Estaban planeados "antes incluso” de decidirse la construcción del hospital, ha señalado el apoderado socialista Joaquín Colmenero.

El PNV ha pedido a EH Bildu que cumpla con los compromisos en Sopela -municipio donde gobierna la coalición abertzale- ya que “no ha hecho los trámites previos” para hacer el vial. Larrea ha preguntado a Bildu por qué esta formación pretende que la Diputación “suplante” la voluntad del ayuntamiento de Urduliz, por qué quieren que el ayuntamiento de Sopela se “inhiba” en sus competencias y qué interés tienen por “exonerar” a propietarios privados de realizar la urbanización por donde discurrirán los nuevos accesos al hospital en el municipio costero.