Batzar Nagusiak - Juntas Generales - Bizkaia

  • Facebook
  • Instagram

Acceso miembros

Noticias

Fecha11/05/2017

Bilbao

La Autoridad Portuaria de Bilbao presenta en Juntas Generales cuatro alternativas para construir un "bidegorri" en la carretera de la ría

Compartir

  • Compartir en Facebook.
  • Compartir en Twitter.
El Presidente de la Autoridad Portuaria de Bilbao, Asier Atutxa, y el director del Puerto, Carlos Alzaga, han presentado hoy en la comisión de Desarrollo Económico y Territorial, a petición de la Cámara vizcaína, el estudio de alternativas para la implantación de un “bidegorri" en la BI-711, en los 6,1 kilómetros de carretera paralela a la ría que atraviesa los municipios de Getxo, Leioa, Erandio y Bilbao. Ambos dirigentes han explicado a los grupos junteros las cuatro soluciones planteadas por la empresa Iniciativas Ambientales que se mueven entre los “173.000 euros” de la solución “más barata”, hasta los “casi 24 millones de euros” de la “más ambiciosa”.

Según ha explicado el presidente del puerto bilbaíno, el proyecto de construcción de una ruta ciclista afectaría a “6,151 kilómetros” de la carretera de la ría que hasta diciembre pasado formaba parte del patrimonio de la sociedad portuaria. Atutxa ha explicado que el Consejo aprobó el 17 de diciembre la transferencia directa de parte de este viejo “camino de serga” portuario, en concreto, “833 metros” al ayuntamiento de Bilbao y otros “43 metros” al municipio de Getxo. Quedarían por ceder de forma gratuita los “1.724 metros” asentados en Leioa “a finales de año”, ha confirmado Atutxa, y los “3.512 metros” que atraviesan Erandio y que se harían “por plazos” debido a las consecuencias que dicha cesión tendría para el balance de la sociedad portuaria.

Atutxa ha confirmado a los grupos junteros que la Autoridad Portuaria no puede hacerse cargo del coste de las soluciones planteadas porque la ley se lo impide. “Existe imposibilidad jurídica para destinar dinero a este cometido”, ha dicho, después de advertir de que la sociedad que preside se ha encargado de realizar labores de mantenimiento de la carretera “por responsabilidad social” y ha elaborado, a petición de las Juntas Generales, el estudio encomendado que ha tenido un coste de “25.000 euros”. Atutxa ha cifrado en “2.782.000 euros” la pérdida patrimonial del Puerto por la cesión gratuita del suelo a los cuatro municipios, de los que “1.923.000 euros” corresponderían a suelos ubicados en Erandio y "569.000 euros" a los de Leioa.

Según ha detallado el director general del Puerto de Bilbao, Carlos Alzaga, el estudio plantea cuatro soluciones. La alternativa “A”, la más “sencilla”, tendría un coste de “173.000 euros” con la eliminación de 357 plazas de aparcamiento sobre todo en Altzaga (Erandio) y sin ocupación de suelo. Convivirían coches y bicicletas en la plataforma actual mediante el “reforzamiento” de la señalización.

La alternativa “B” supondría un coste de “4,9 millones de euros”, con “casi 350 plazas afectadas” y con una ocupación de suelo de “3.700 metros cuadros”. En esta solución el ciclista iría separado del vehículo motorizado a través de un bidegorri de “dos metros de ancho” pintado en rojo y separado de la carretera mediante el correspondiente petril.

La solución “C” sería la más cara, “casi 24 millones de euros”. Haría falta construir un voladizo sobre varios tramos de la ría de “seis metros de ancho” (tres metros para el bidegorri y dos para peatones), lo que supondría independizar estos usos de los tráficos de vehículos. Sería necesario ocupar “más de cinco mil metros cuadrados”.

Y, por último, Alzaga ha precisado que existe una cuarta alternativa que se asemeja a la más cara pero que se reduce hasta los “16,3 millones de euros” ya que se optaría por la construcción de un tramo más corto de voladizo. Esta opción llevaría la eliminación de “más de 300 plazas de aparcamiento” y la ocupación de “2.275 metros cuadrados”. Dicha alternativa requiere, como la anterior, la elaboración de un “estudio hidráulico” que debe tener el visto bueno de Costas y URA, ya que exige hacer mediciones sobre cómo afectarían las estructuras micropiloteadas en el subsuelo ante las crecidas de la ría.

Entendido