Batzar Nagusiak - Juntas Generales - Bizkaia

Acceso miembros

Noticias

Fecha09/03/2018

Retoño

Un retoño del Árbol de Gernika se incorpora al paseo etnográfico del municipio conquense de Olmeda de la Cuesta

Compartir

  • Compartir en Facebook.
  • Compartir en Twitter.
Olmeda de la Cuesta, una localidad de la provincia de Cuenca, cuenta desde hoy con un retoño del Árbol de Gernika en su nuevo paseo etnográfico. El municipio, que hace siete años se postulaba como el pueblo con la población más envejecida de todo el Estado, se suma a la lista del medio centenar de lugares que cuentan con este simbólico roble. Desde Basalan se ha donado también un ejemplar de haya del parque natural de Urkiola y un bog del parque del Gorbea. El retoño del Árbol de Gernika es el primer árbol singular plantado en este paseo escultórico – botánico.

Al acto de plantación han acudido la Presidenta de Juntas Generales de Bizkaia, Ana Otadui; el alcalde de la localidad, José Luis Regacho; el vicepresidente de la Junta de Castilla La Mancha, José Luis Martínez Guijarro; la responsable de relaciones institucionales y protocolo de la Consejería de medio ambiente y ordenación del territorio de la Junta de Andalucía, Reyes Caballero Castro; el presidente del Centro de desarrollo Rural Alcarria conquense, Vicente Caballero; ediles de municipios cercanos y un centenar de vecinos que se han desplazado desde Madrid, Cuenca, y alrededores. Tanto la Junta de Castilla la Mancha como la comunidad de Andalucía han cedido también para esta jornada un serbal de los cazadores y un pinsapo, respectivamente, los cuales se han plantado en segundo y tercer lugar.

En su intervención la Presidenta de Juntas ha reconocido su sorpresa al recibir la petición de plantar un retoño del Árbol de Gernika en Olmeda de la Cuesta. “Para vascos y vascas de todas las ideologías el Árbol de Gernika simboliza nuestras libertades perdidas, nuestro anhelo de Paz”, ha explicado. La máxima representante de las Juntas Generales de Bizkaia ha resaltado el cuadro de Picasso en su discurso, el cual lleva como título el nombre de la localidad de Gernika como símbolo de guerra y paz y recordatorio de todos los conflictos pasados y presentes: “Hoy Gernika, con su Árbol y sus retoños, es un grito de Paz contra todas las guerras”.

Por su parte el alcalde de Olmeda de la Cuesta ha querido expresar su admiración por el pueblo vasco, “porque habéis sabido a lo largo de los siglos construir una identidad propia labrada con sangre, sudor y lágrimas”. En su intervención el edil ha admitido que ambas sociedades son “radicalmente distintas” pero que sin embargo “tenemos un lazo de unión que une más que la distancia, y es que Olmeda está inmersa en una lucha desesperada no solo por mantener su identidad sino por algo más importante como es no desaparecer”. “Nunca un pueblo tan pequeño ha tenido un símbolo universal tan grande”, ha sentenciado.

Con las dulzaineras sonando en todo momento, las autoridades intervinientes han sido los encargados de dar las primeras paladas. El esqueje se encuentra plantado en un alcorque – obra también del escultor Vicente García- que representa en su estilo al templete donde se encuentra originalmente el tronco del Árbol Viejo de Gernika. Una escultura construida con ferro cemento (técnica de mallazo, malla de gallinero y hormigón).

Tras la ceremonia oficial, la Presidenta de Juntas y demás dirigentes allí presentes han tenido la oportunidad de recorrer este paseo escultórico que llega hasta la Ermita de San Sebastián, todo ello de la mano de Vicente García, el escultor encargado de modelar esta iniciativa artística. Para el modelista alcarriense el hecho de contar con un retoño del Árbol de Gernika en este paseo etnográfico ha resultado ser “un éxito total que nos ha desbordado totalmente”.

Él mismo explica que a pesar de que la idea inicial era la de plantar árboles de distintas partes del mundo, hubo que añadirle valor cultural con las esculturas. Una decisión que comenzó a efectuarse después de que las Juntas Generales de Bizkaia aceptaran ceder un esqueje: “Por un lado nos han dado un árbol espectacular y por otro, nos han regalado una historia”. El paseo, que “aúna desarrollo sostenible y simbolismo del pueblo” según ha descrito la Presidenta de Juntas, prevé contar con árboles que representen la multiculturalidad del mundo como por ejemplo el olivo de Jerusalén o el cedro de Líbano.

La jornada ha finalizado con una comida, en la que han participado todos los allí presentes, en el Centro Social Polivalente de la plaza del pueblo.

Galería de imágenes

Entendido