Batzar Nagusiak - Juntas Generales - Bizkaia

Acceso miembros

Noticias

Fecha14/02/2017

Bilbao

Las Juntas Generales de Bizkaia instan a la Diputación a estudiar la implementación de "medidas de calmado" de tráfico en Elorrio

Compartir

  • Compartir en Facebook.
  • Compartir en Twitter.
La comisión de Desarrollo Económico y Territorial de las Juntas Generales de Bizkaia ha aprobado, por unanimidad, hoy una enmienda transaccional firmada por los grupos junteros Nacionalistas Vascos, Socialistas Vascos, Podemos Bizkaia y Popular Vizcaíno, para que la Diputación foral estudie y, en caso de que fuera necesario, implemente “medidas de calmado del tráfico” en la BI-3331, en Elorrio, a la altura del acceso por Urkizuaran, en colaboración con el ayuntamiento.

La idea partía de una proposición no de norma de Podemos Bizkaia, formación que había demandado inicialmente la instalación de “limitadores de velocidad” con el propósito de poner solución al problema de seguridad vial generado por el exceso de velocidad en una zona con limitación de velocidad a 60 km/h. La iniciativa original había sido enmendada por el PP para perseguir que la mejora no incluyese la instalación de badenes por los “problemas” que generan a los conductores.

Finalmente, el texto aprobado va en línea a otra enmienda registrada por PNV y PSE-EE en la que se reclamaba a la Diputación “estudiar” la problemática en colaboración con el ayuntamiento, siguiendo la “misma sistemática de trabajo” que ha mantenido la Diputación, según la jeltzale Irene Edesa, ante solicitudes de calmado de tráfico que llegan de los municipios en carreteras de titularidad foral.


TRAMO ARTZINIEGA-GORDEXOLA

Elorrio no será la única localidad de Bizkaia que podrá beneficiarse de estas medidas de seguridad vial, ya que, según ha informado el diputado de Desarrollo Económico y Territorial, Imanol Pradales, a petición del grupo Popular Vizcaíno, otras mejoras de este tipo podrían aplicarse también en la carretera BI-2604 en su tramo Artziniega-Gordexola.

El diputado foral ha explicado los contactos mantenidos con la Diputación alavesa y los dos municipios afectados para reacondicionar este tramo de titularidad municipal desde que la Diputación lo cedió en el año 2005 a Gordexola. La Institución vizcaína ha elaborado un informe técnico para modificar los “31 elementos verticales” instalados por el municipio después de esta cesión: 10 de ellos pasos peatonales elevados; 9 reductores de velocidad; y 12 bandas transversales de alerta.

La institución foral quiere atender así las “quejas” recibidas, especialmente de transporte público y sanitario, por las molestias que ocasionan los badenes, pese a que hayan reducido “drásticamente” el número de accidentes en los últimos años. Entre ellas, el popular Jesus Isasi ha sumado la reclamación de un enfermo renal que habitualmente circula por esta vía.

Según ha señalado Pradales, la Diputación foral de Bizkaia mantuvo una reunión el pasado 16 de enero con la Diputación alavesa y los Ayuntamientos de Artziniega y Gordexola, en la que se les presentó un estudio técnico que incluye una actuación en 3 fases. En la primera, se actuaría sobre 10 badenes que no cumplen la normativa foral. En una segunda, se incluyen actuaciones de calzada en el tramo situado entre el final del núcleo urbano de Gordexola y el límite con Araba, con ejecución de aceras o la eliminación de tramos con posibilidad de adelantamiento en el barrio de Iraltzagorria, además de una reducción de la calzada. Y en una tercera etapa, comprobada la eficacia de las anteriores, se sustituirían todos los reductores de velocidad por bandas transversales de alerta a excepción de los situados en Iraltzagorria.

El informe técnico elaborado por el departamento que dirige Pradales está ahora en manos de las otras tres instituciones que tienen que dar su conformidad , para posteriormente firmar un convenio de colaboración donde se definan las obligaciones de cada uno. La Diputación vizcaína está "a la espera de respuesta".


CRECE EL TURISMO UN “7,5%” EN BIZKAIA

A instancias del grupo Mixto, el diputado foral de Desarrollo Económico y Territorial, Imanol Pradales, ha desgranado en otra comparecencia los principales datos turísticos del año 2016 y ha realizado una valoración de los mismos, así como una previsión de lo que le espera al Territorio este mismo año.

El turismo en Bizkaia finalizó, según datos del Eustat, con un total de “1.387.571” entradas de visitantes, un “7,5%" más respecto a 2015. El incremento de turistas se ha producido tanto entre los visitantes venidos del resto de Comunidades Autónomas como entre los extranjeros. Estos últimos ascendieron a 508.473 y muchos se decantaron por el turismo de interior que creció, en términos globales, un “14,2%". Según los datos difundidos, se produjeron 2.693.618 pernoctaciones –un 8,8% mas-, lo que da una media 1,9 días de estancia.

En términos económicos, Pradales ha destacado que el turismo representa el “5,2%” del PIB, genera un impacto económico de “1.817 millones de euros”, y contribuye a mantener “más de 40.000 empleos” en el territorio.

Respecto a las previsiones para este año, Pradales cree que el horizonte es “prometedor", aunque ha advertido de que “no debemos dormirnos en los laureles”. Entre los retos para 2017, el diputado ha centrado su discurso en la “desestabilización” del turismo, especialmente entre los meses de noviembre y marzo, y en la “digitalización” del destino Bilbao-Bizkaia, ya que el “72%” de las personas que visitaron Bizkaia se informó a través de internet.

Pradales ha insistido también en la necesidad de trabajar para que el turismo no llegue únicamente a los iconos del territorio como el museo Guggenheim, sino también a la costa o al paisaje verde, así como en la idea de que se trabaje la demanda "antes de que el turista llegue al destino". En este sentido, ha destacado la labor público-privada que se realiza en el seno del Bilbao Bizkaia Action Group.

Extraídos del Observatorio foral de Turimo, Pradales ha compartido con los grupos junteros otros datos, como el que 4 de cada 10 personas que llegaron a Bizkaia se hospedaron en albergues, hostels, campings o apartamentos, visitantes que, ha advertido, "no aparecen en las estadísticas oficiales". El turista gastó de media “476 euros (681, el extranjero y 332 el estatal)”. La valoración general del visitante alcanzó los “8,62 puntos”, sobre un total de 10, que se vio gratamente sorprendido por “la gastronomía, las personas y el paisaje”.

Los grupos junteros han valorado “positivamente” las cifras obtenidas, si bien han planteado algunas sugerencias para el futuro. Arturo Aldecoa (Mixto) ha pedido mayor esfuerzo en la digitalización del destino y en el turismo familiar. Jesus Isasi (PP) ha planteado medidas en el sector del comercio para los fines de semana, ya que que los turistas encuentren tiendas abiertas, y aprovechar oportunidades promocionales como la Final de Copa. Neskutz Rodríguez (Podemos) ha demandado acciones para fomentar el turismo del interior, el Karpin y las rutas de senderismo, al igual que medidas para reducir impactos medioambientales por visitas masivas a San Juan de Gaztelugatxe. Joseba Gezuraga (EH Bildu) se ha congratulado de que el turismo de interior, una de sus demandas históricas, crezca por encima de la media, aunque ha significado un “déficit” en el turismo “verde” en relación a territorios limítrofes.

Por su parte, las dos formaciones que apoyan al Gobierno foral se han congratulado con los datos. El socialista Ignacio Jerónimo ha destacado que el turismo dé empleo a más de 40.000 personas y ha pedido mayores esfuerzos en la promoción de comarcas “castigadas” como la Margen Izquierda o la Zona Minera. Además de incidir en los puestos de trabajo que genera el sector, el jeltzale Mikel Bagan ha subrayado que el turismo representa ya el 5,2% del PIB vizcaíno y genera una riqueza de 1.800 millones de euros al año.